Hablemos de cambios

Domingo por la tarde, hoy me quedo en casa a descansar!

Te tumbas en tu sofá, con intención de dejar que el tiempo transcurra mientras pierdes la mirada por toda la estancia…los “pensamientos  se deslizan”…

Qué cómodo es mi sofá, hice una buena compra, aunque el color sea tan oscuro…Quizás, si le diera un toque a las paredes…este blanco queda muy frío con el marrón chocolate de la tapicería, pero pintar de color tantos metros… ¿y si me canso?

Todo un enigma, ¿verdad?   Pues analicemos, lo primero es fijar el objetivo:

¿Qué queremos conseguir? ¿Simplemente un cambio? En ese caso, es probable que las paredes puedan seguir blancas y tengamos que dar una manita de pintura al bufet.

¿Qué tal si le añadimos interés a esta pieza pintándola en un color luminoso y cambiando los tiradores? Los tiradores determinarán el estilo y el color acentuará el cambio, así que de repente, estrenas mueble.

  • Si quieres un resultado glamuroso ¡ponle brillos! Elije pinturas metalizadas, que reflejarán la luz dando al salón un toque muy distinguido a la vez que actual.
Resultado glamuroso
Cómoda plateada
  • ¿Prefieres un guiño divertido? No lo pintes de un solo color.  Añade algo de dorado  y combínalo con un rojo fresco, que dará vida al marrón de tu sofá.¿Más romántico?  Rosa, en todas sus gamas y un toque de plata. Acompáñalo con un espejo antiguo y unos jarritos en cristal. ¡Muy efectivo!
Guiño divertido

Dorado&colores

  • Si no te gusta arriesgar… Decápalo en cualquier color clarito, dejando que asome la madera. Le dará un aspecto relajante a toda la habitación.

    para no arriesgar

    Decapados

  • A la última: Rollo vintage, muy industrial. Utiliza grises y combínalo con madera. Puedes añadir ruedas en vez de patas.
    A la última

    Toque industrial

    Industrial&ruedas

    Industrial&Ruedas

    Pues ya lo ves, nada de comprar…¡¡hoy reciclamos!!